#AcciónXODS#CiudadesResilientes#CiudadesSustenables#ConoceTusODS#JUNTOS#ODS4

Un mundo en la escuela

La escuela primaria pública “Julián Carrillo” se caracteriza por la búsqueda conocimiento, compartido con grupos de diferentes partes del mundo y con diversos enfoques. Preocupándonos por generar alternativas dirigidas al ODS4 “Educación del Calidad”, consideramos que cada uno de los objetivos de la agenda 2030 son elementales, pero el cimiento de un crecimiento integral inicia con una educación de calidad.

Como escuela pública contamos con una visión donde el aprendizaje inicia con la generación de comunidades de conocimiento entre sus miembros, tomando conciencia de los problemas locales para buscar soluciones por medio de la investigación y la indagación. Consideramos la conexión con el mundo como elemento primordial.

Durante el 2012 se buscaron alternativas para involucrar a los niños en la lectura, por lo cual participamos a nivel nacional en la “Primer olimpiada de lectura”, desarrollando el Proyecto “Quijotes Solitarios” con el objetivo que los niños vivieran la lectura a través de prácticas semanales como: ciencia, juegos, arte, cuentos, historia y muchos más. Donde los niños eran los protagonistas, pero con la ayuda de muchas conexiones locales, nacionales e internacionales. El impacto de este proyecto incrementó el nivel de aprendizaje de 600 alumnos de acuerdo los resultados del examen ENLACE.

Buscando nuevas alternativas participamos en el proyecto internacional de Tejiendo Redes de Diego Leal, ampliando la red con maestros de Chile, Argentina, USA, Colombia y nosotros en México; colaborando en conversatorios virtuales sincrónicos encontramos un gran problema de violencia en todas las escuelas. Así surgió el proyecto Abrazo, el cual reportó que al 25% de una comunidad escolar no le gustaba recibir abrazos y que se encontraban dentro de los grupos más violentos de la institución entre otros datos. Sugata Mitra (premio TED 2013) visitó México por primera vez en la primavera de 2014, contamos con la oportunidad de trabajar en el primer piloto mundial bajo su dirección. El proyecto “The School in the cloud” de la Universidad de Newcastle de Inglaterra dentro de la metodología SOLE, que nos permitió llevar los salones de clase de los niños por diferentes partes del mundo por medio de abuelitas de la nube y ambientes de aprendizaje autoorganizado.

El proyecto “Los niños y el suelo” surgió de la necesidad de involucrar a los niños en temas de ecología, usando una propuesta didáctica con elaboración de material de desecho y actividades de divulgación científica sobre conceptos edafológicos. También participamos en el simposio nacional del suelo 2015, donde fuimos felicitados por la Dra. Laura Bertha Reyes. Posteriormente afrontamos el reto de las matemáticas en los niños de primaria con el Proyecto “Matejugando”; donde se entrevistaron 273 alumnos y el 24.27% indicaron que no entienden las matemáticas, el 22.34% dijo no estudiar y al 15% no le gustan. Gracias a la investigación, la comunidad determinó que el elemento clave de comprensión dentro de la matemática es el sistema decimal. Por lo cual recurre a la psicología positiva y busca generar la autodeterminación en los niños en la matemática por medio de juegos, donde los niños construyeron prototipos con material reciclable.

Continuando con la búsqueda de potenciar los ODS 2030, se decidió participar en el proyecto internacional “Innovate your dream” piloteado por Pakistán y con la participación de más de 60 países en diferentes niveles educativos. Cuyo objetivo era compartir proyectos a la distancia y trabajar en conjunto para lograr la agenda mundial de ODS 2030. México estuvo presente con la participación de Querétaro a nivel medio superior y de San Luis Potosí por medio de nuestra primaria. Durante este programa, la escuela colaboró con el tema de salud mental en el mundo que es un tema primordial a nivel mundial. De acuerdo con el reporte de la Organización Mundial de la Salud en 2018, el 20% de los niños del mundo presenta problemas de trastorno mental. Por lo cual se diseñó el proyecto ¿Qué palabras?, donde se aplica la toma de conciencia por medio de la ciencia a factores físicos sobre el impacto de las palabras positivas o negativas, hasta llegar a la aplicación de la psicología positiva en la escuela primaria como estrategia preventiva en dichos problemas.

 

Actualmente trabajamos con la comunidad internacional de Microsoft en educación para lograr nuestro próximo objetivo que se centra en el uso de la realidad virtual en niños de primaria, y aplicar un pensamiento computacional como medio de resolver problemas de la vida diaria. Buscamos ser parte del desarrollo de las habilidades del siglo XXI: colaboración, comunicación, metacognición, autoregulación, resolución de problemas, innovación y uso de la TIC. Los niños son el motor para alcanzar la agenda 2030 en una construcción social del conocimiento.

 

Autora

Verónica Leticia Ojeda Vega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *