#AcciónXODS#CiudadesResilientes#CiudadesSustenables#JUNTOS#Nodejarnadieatras#ODS10#SDGAction

ODS 10: Reducción de las desigualdades

El objetivo de desarrollo sostenible 10 busca que todos vivamos en un mundo de equidad, donde nadie se quede atrás y que todas las personas puedan desarrollarse física, psicológica, profesional y económicamente sin importar sus condiciones.

La pandemia de covid19 afectó la salud física y mental de muchas personas, además de resaltar otras desigualdades existentes en nuestro país y en comparación con otros países. Por lo que es importante esforzarnos diariamente por facilitar y promover la inclusión de todas las personas, independientemente de su edad, género, sexo, discapacidad, raza, etnia, origen, religión, situación económica o cualquier otra característica personal.

Existen muchos tipos de desigualdades y en la mayoría de los casos, las personas sufren más de un tipo desigualdad. Por lo que el día de hoy discutimos algunas de las desigualdades más comunes para imaginar cómo podemos apoyarnos para no dejar a nadie atrás. La siguiente imágen describe la situación laboral de la población mexicana entre octubre y diciembre de 2020 presentado por frente a la pobreza.mx

Desigualdad por género

Los roles de género siguen siendo un gran problema de desigualdad en México y en el mundo. Un claro ejemplo son las actividades del hogar y la maternidad, ya que en muchas ocasiones todavía se espera que las mujeres sean las principales responsables del hogar o de la educación de los hijos. Cuando en realidad, las actividades de la casa deberían realizarse por todas las personas viviendo en el hogar. Mientras que la educación y cuidado de los hijos no es algo que debería recaer en una sola persona si es que se tiene una pareja.

Por lo que es necesario tener políticas públicas y sistemas que apoyen el desarrollo de mujeres, como el caso de las estancias infantiles que apoyaban a madres solteras y parejas para cuidar a los niños durante horas laborales.

El Observatorio de Trabajo Digno de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza reportó que entre enero y marzo de 2020 había 21.6 mujeres excluidas del mercado laboral y 16.9 millones de esas mujeres no podían buscar trabajo porque eran las responsables del cuidado del hogar.

Sin embargo, las mujeres que salen a trabajar ganan hasta un 20% menos que sus contrapartes masculinas alrededor del mundo, según datos de OXFAM. Además de representar el 58% de la población con vulnerabilidad laboral y el 64% con bajos salarios.

Desigualdad económica

La mayoría de las desigualdades están relacionadas a las desigualdades económicas, y las  oportunidades de crecimiento. Uno de los ejemplos más claros es la escuela, donde muchas familias no cuentan con los recursos económicos para mandar a sus hijos e hijas a la escuela por falta de dinero para comprar uniformes, cuadernos, lápices y otras cosas que son necesarias en la escuela. Por lo que es necesario tener programas que apoyen al crecimiento y educación de todas las personas desde la infancia.

De acuerdo con OXFAM, cerca del 40% de la riqueza del país está controlada por el 1% de la población siendo el país con mayor desigualdad entre los países de la OCDE. Mientras que el 20% más rico de la población gana diez veces más que las personas con el menor ingreso, según lo reportado por el estudio ¿Cómo va la Vida? 2020, midiendo el bienestar social’. Este último estudio identificó las desigualdades económicas en distintas áreas del país. Ya que habla sobre las personas que nacen en el norte del país que tienen casi tres veces más probabilidades de cambiar su extracto social mientras que en el sur, cerca de 67% de las personas que nacieron en una situación de pobreza.

Desigualdad tecnológica

La tecnología fue de gran ayuda para poder mantener la conexión con otras personas e incluso mantener gran parte de las actividades económicas como las clases virtuales y compras en línea. Sin embargo, gran cantidad de estudiantes no contaban con un equipo de cómputo personal en casa, no tenían acceso a internet, e incluso puede que no tengan un área donde trabajar en casa. Por lo que estudiantes de todas las edades se han atrasado en sus estudios porque no cuentan con el equipo necesario para tener clases en línea.

 

Estas son solo algunos ejemplos de los muchos que se sufren todos los días y disminuyen las oportunidades de crecimiento, por lo que es necesario que todos hagamos un esfuerzo por buscar opciones que incluyentes, evitando clasificar a otras personas o asumir que sabemos las capacidades o situación de una persona.

También necesitamos exigir a nuestros gobernantes que desarrollen y creen políticas públicas para una sociedad incluyente, apoyando el crecimiento y educación de todas las personas sin importar sus características personales o condición social. Colaborando con organizaciones e instituciones locales para crear soluciones dirigidas a apoyar a personas que se encuentran en situación de pobreza y eliminar las ideologías de roles de género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *